Mala Mar

Mi ropa huele a mar. El viento me persigue y corre por mi espalda, mientras persigo la sal que me sirve de guía por el sendero de la montaña. 

Caigo en una explanada con los pies por encima de las olas que se ven arrastradas. Le dedico mi tiempo al sol, un rato de él y mío, sin palabras ni miradas que hagan falta. 

Mis labios se agrietan y mi  boca esta seca para humedecerlos con la lengua. La pausa acaba, me calzo para ponerme en marcha, dejando una imagen en la cabeza para que en algún día triste de verano, haga mella y despiste cualquier pensamiento malo. 

De mis ideas saco aullidos que regalo, inflo el pecho con orgullo mientras alzo la vista, cierro los puños y suspiro con un aullido para ballenas que se aproximen a la orilla. 

Sabe dios que rezo al borde del abismo mientras las olas aplastan a burlonas rocas, y yo desafío a la mirada con búsqueda de veleros en alta mar, un día sin luz y con vientos sin ánimos de silbar la mas vaga estrofa de alguna canción sobre la querida Mar. 

Anuncios
Mala Mar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s