Dalí bajo las estrellas

El verano es sinónimo de días interminables y sol, pero también de noches vivas a la fresca cuando el calor nos da una tregua y nos permite salir del agua o de nuestras madrigueras. El concepto de museo nocturno me parece maravilloso, esos momentos en que el arte no duerme o si lo hace, deja la puerta abierta. La verdad es que no entiendo por qué sólo ocurre días puntuales. Deberíamos poder acceder a ellos siempre, salir de trabajar, cenar con los amigos y acabar la noche perdidos en alguna galería. Los museos deberían ser como un médico en eterna guardia, como la puerta siempre abierta de una iglesia para salvar las dudas de la fe en la cultura. Quizás, si esto sucediera, la sociedad sería mucho mejor.

Así que resulta extraordinario al acabar un día agotador, una faena, un viaje, una ducha, una cena y una botella de vino, poder entrar al Teatro Museo de Dalí.

Processed with VSCO with hb1 preset
Andrea Diligenti (2016).

Nada más llegar a la plaza Gala – Salvador Dalí (el nombre de la musa siempre va primero), el surrealismo abre su enorme boca y nosotros nos dejamos deslizar por su garganta. La iglesia, el teatro, las esculturas… forman un todo distorsionado, preparatorio y excitante.

Entramos en el edificio que fue sede del teatro municipal de Figueras hasta su consumación entre las llamas durante la Guerra Civil. Se trata del objeto surrealista más grande del mundo, una obra que Dalí dona a su ciudad natal y, por extensión, a la Humanidad. Un acercamiento al artista, a sus pensamientos, incertidumbres y a la perspectivas de su poderosa imaginación.

Nos recibe un impresionante Cadillac bajo un noche lluviosa y la nube que le acompaña no es una nube sino una barca, cuyo bajo gotea el agua de la mar, el mar presente en el cielo y en la tierra. La ópera suena, los maniquíes nos observan, esto empieza siendo espectacular.

Processed with VSCO with hb2 preset
Andrea Diligenti (2016).

No sé qué aspecto tendrá la cúpula que corona el teatro en la mañana, pero durante la noche es un Universo cautivador, en ella se forman nuevas y geométricas constelaciones bajo la oscura bóveda celeste. Desde aquí parte nuestro recorrido que, como el propio museo invita, hacemos de forma anárquica, sintiéndonos partícipes de la obra, jugando con ellas, adivinándolas e imaginando que a fin de cuentas también somos parte de aquella idea de Dalí, nosotros como formas del arte.

Agotamos cada pasillo, exploramos cada rincón como niños, hundimos las manos en el terciopelo de las paredes, seleccionamos nuestras obras preferidas y las comentamos: Violetas imperiales, el panel central del techo del Palacio del Viento, el rostro de Mae West utilizado como apartamento, Gala desnuda mirando el mar y Gala en todas sus formas.

Processed with VSCO with hb1 preset
Andrea Diligenti (2016).

La colección es una sorpresa detrás de otra y en ella hay pequeños tesoros de Bouguereau, Fortuny, El Greco, Urgell o Duchamp, formando la colección personal de Dalí.

Durante nuestra visita disfrutamos también de algunas exposiciones temporales como Aliyah, una serie gráfica de veinticinco pinturas reproducidas en fotolitografías que se le encargó por el veinte aniversario de la proclamación del Estado de Israel. El monográfico Variantes de Dali’s moustache obra del fotógrafo Philippe Halsman que exhibe veintitrés imágenes donde el bigote de Dalí es el protagonista. Y la colección De sueños, paseos nocturnos y vivencias, que recoge la vida de Dalí en Madrid durante aquella época intelectual tan evocada en aguadas y dibujos, donde la obra central es Salvador Dalí y Maruja Mallo en el Café de Oriente. 

Processed with VSCO with hb1 preset
Andrea Diligenti (2016).

El teatro Museo Dalí estará abierto desde las diez de la noche a la una de la madrugada hasta el 31 de agosto. Se pueden hacer visitas guiadas y la entrada incluye el Museo de las Joyas y una copa de cava en la terraza, donde disfrutar de la noche ampurdanesa y de un documental sobre la creación de la gran obra que pisamos, de la gran obra de la que formamos parte. Brindamos por el arte y el por el genio.

«Es evidente que existen otros mundos, eso seguro; pero, como ya he dicho muchas veces, esos otros mundos están en el nuestro, residen en la tierra y precisamente en el centro de la cúpula del Museo Dalí, donde está todo el nuevo mundo insospechado y alucinante del surrealismo».

Salvador Dalí.

Nota al pie: No pudimos evitar hacernos un autorretrato con el genio.

Processed with VSCO with p5 preset
Andrea Diligenti (2016).
Anuncios
Dalí bajo las estrellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s