Naturaleza muerta

Te veo morir y no hago nada, no puedo escuchar tu dolor de angustia, pero te observo marchitada y triste, a un pequeño paso del abismo donde asoma la muerte. Siento haberte arrancado de tu hogar, perdido y virgen, para postrarte en mi egoísmo y encarcelarte en una esfera de cristal, a la espera de ver cómo te ahogas en el silencio de tu belleza.

Perdóname y no me tengas rencor, mi intención fue buena, solo quería dedicarte todo el tiempo en tu máximo resplandor para que te admirasen los ojos ajenos a la pureza.

Lloro a lágrima seca al verte muerta en mi mano, sentir que ya no estás y que dejaste este cuerpo a merced del tiempo, que pasará lentamente hasta que te conviertas en polvo y que de un suspiro envuelvas la habitación para quedarte.

Por ahora reposa, descansa lo que no pudiste, observa el sol desde la sombra, búrlate del tiempo y reta al sueño contando estrellas.

Yo aguardo sentado aquí a tu lado, para leerte sin voz y observar cada pétalo que se desprende de tu cuerpo.

Andrea Diligenti (2016).
Anuncios
Naturaleza muerta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s