Allah-Las. Lunes. Barcelona.

Quisiera tener unos zapatos de baile sólo por crear la posibilidad de llevarlos alguna vez al zapatero y cambiarles unas suelas desgastadas de tanta felicidad. ¿Por qué bailamos cuando estamos contentos?

La noche comienza temprano con una sala oscura, apenas las primeras filas de personas personas dispersas y otras cuantas en la barra del bar. Buscamos un hueco. Suena una música desordenada en la que apenas pueden distinguirse los instrumentos, que nos da la razón de que el ruido jamás pudo ser armónico. Nuevas coincidencias. Alguien canta en francés y siento no poder decir si su acento es o no perfecto. Las luces de colores se mueven intermitentemente cortando la oscuridad y esa neblina ensoñadora que me transporta a todas las salas de conciertos que pisamos antes con la asiduidad de la horas jóvenes. Algunos años se me caen al suelo.

Allah-Las salen al escenario, algo desaliñados, como buscándose los unos a los otros. -¡Oh, bien! Estamos todos aquí.- Nosotros buscamos la posición perfecta, cerveza en mano. Ahora la sala se llena con exactitud, con el espacio suficiente para que bailemos despreocupados olvidándonos del extraño que tenemos al lado. A nuestra espalda venden vinilos, discos y cintas de cassette. ¿Debería recuperar mi walkman? La música viaja y trae el calor californiano de sol y playa hasta la Barcelona fría y oscura del otoño. Las ropas comienzan a sobrarnos. Las canciones se suceden sin descanso y el reloj se afana en su carrera. Hemos olvidado todas las conversaciones que dejamos en la puerta, las ideas dando vueltas en nuestras cabezas, las tareas pendiente y la luna excepcional. Nuestros pies se mueven con descuidada torpeza, tratando de ocupar siempre el metro cuadro que nos sostiene, el cuerpo se balancea, la mente viaja a los confines del pensamiento en cal.

Bailemos. Por todos los días de inmovilidad. Por las noches demasiado iluminadas. Por las copas vacías. Las mente llenas. Los zapatos a estrenar. Bailemos por el simple hecho de bailar, porque en nuestras suelas se esconde la felicidad. Bailemos por hacer de un lunes un sábado más.

Processed with VSCO with hb2 preset
Sara Deluis (2016).
Anuncios
Allah-Las. Lunes. Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s