Querido año del cambio:

A cinco días de que finalice el año, resulta inevitable hacer balance. Dos mil dieciséis era el año del cambio, pero también del nacimiento. Dejamos atrás los lastres, los miedos y las tristezas para sonreír a una nueva forma de vivir el día a día. El tótem era: pensar, soñar, vivir y volar. Nos convertimos en pequeños exploradores de lo cotidiano y lo extraordinario. De las ciudades, los bosques, el cielo y la mar. Nacimos por culpa de un bar maldito y una aventura infantil. Y aquí estamos, como niños esperando un juguete nuevo, bordando en hilo de oro el recuerdo de tus días.

Querido año, tú has sido el principio y fin de todo. Has sido todos los libros, canciones, fotografías y cuadros. Has sido todos los pasteles en el Cosmos y los bailes en Sidecar, las palomitas dulces, los cines sin llenar, las carreras por los aeropuertos, las horas dentro de una librería y el mármol frío de los museos. Has sido Madrid, Sevilla, Cádiz, Figueras, Cadaqués, Barcelona, Jerez de la Frontera, Conil, San Sebastián, Getaria, El Palmar, Véjer, Granada, Jaén, Zarautz, Waikiki, Girona, Córdoba, Navacerrada, Úbeda y Baeza, el Penedès y El Escorial. Has sido Machado, Lorca, Kerouac, Bukowski, James Rhodes, Pedro Salinas, Morente, Billie Holiday, Guadalupe Plata, Frida Khalo y Diego Rivera. Has sido la inspiración, la copa de vino, las guirnaldas de luces, las flores en el jarrón, el papel de regalo, el chocolate y el limón. Has sido los reencuentros, los nuevos amigos, la nueva familia, las risas, las comidas, los desayunos, las cenas y el mar. Los churros con chocolate, los capítulos de Modern Family, los mercadillos, las fotos de Instagram, los consejos, las hojas en blanco y las cartas en el buzón. Has sido la distancia y la cercanía, la locura y la más sincera cordura, la honestidad, el impulso, la valentía, noventa y seis peldaños y un cuaderno más. Querido año tú has sido sin más, y serás el preludio del «y mucho más» que se acerca imparable.

Gracias a todas las personas que han llenado tantas horas de felicidad y gracias a dos poetas malditos por dejarme existir en este pequeño rincón del cajón del Universo.

Mucho amor, 2016. Hasta siempre.

2016-10-30 07.59.17 1.jpg
Andrea Diligenti (2016).
Anuncios
Querido año del cambio:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s