Manchas en el cielo

Todavía sigue durmiendo, ni la luz llega a cegar la vista y el viento corre libremente, solamente se escuchan las golondrinas que revolotean sobre las azoteas. Sus sombras se entrevén por los agujeros de bala en la ventana mientras pían sin melodía, como si se avisarán entre ellas para no chocar. Por el momento el sol acaricia las tejas de las azoteas, el color de las montañas cobra brillo y el aire se delata con la dirección de las veletas.

Es una mañana de cualquier día, ningúna fecha en especial, primavera de un año impar. Igualmente capturo imágenes   dentro de mi cabeza de cada detalle que me rodea. Un título de un libro, la lampara del escritorio, una foto antigua, el cojín en forma de zorro, un póster enmarcado, la cruz encima de la cama.

Su respiración es lenta con los ojos cerrados sin fuerza, permaneciendo en sueños ajena a lo que le rodea. Da la sensación de poder colarse por sus labios al otro lado de la realidad, y como un explorador dedicarse solamente a observar. Tengo ganas de despertarla para seguir nuestra ruta.  Pero todavía es temprano y el día largo, no tenemos ninguna prisa y las golondrinas vuelven a salir en el atardecer.

Anuncios
Manchas en el cielo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s