día cero

02730004
Andrea Diligenti

Mira cómo me pesa el cuerpo ahora que la ciudad se esfuerza en permanecer callada. Pondré algo de música y mucho empeño en ser feliz durante estos pocos minutos que le restan al día. Siento el calor que hay en tus brazos, entre el movimiento de tu cuerpo y tu conversación, cómo me arropa, cómo me resguarda del ruido. Pero mañana volveré a la chirriante luz del metro, al sordo chillido de las calles y al apresurado ritmo de las almas ciegas. Qué importa entonces cuánto tardemos en construir esta armonía de puertas para adentro, si se rompe nada más rozar el asfalto. Quisiera tan solo andar descalza sobre la tierra, mojarme el corazón con la humedad de la hierba, despertar con el canto de los madrugadores pájaros. También alguien lo quiso antes que yo y enlató la vida en un Cd que siempre escucho para poder dormir. El sueño por y contra los días. Y en la jungla necesito libros, mundos nuevos que me hagan escapar de este infierno de agresivos cuerpos. Porque aquí todos gritan, todos miran sus mini pantallas de vidas desiertas, escriben sin saber, observan sin creer y nunca, nunca escuchan. Al menos puedo cobijarme contigo en esta casa de amor y ramas que construimos, aquí te espero cuando te vas en busca de la nada, aquí compartimos ilusiones como granos de arroz. Ven, silencio y voz, curémonos juntos esta deshumanización, esta apresurada fatiga, esta muerte de estar vivos en la ciudad sin color.

Anuncios
día cero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s