Ins-tru-men-tal

Son las dos de la mañana y las sábanas parecen de lija. La noche es muy oscura, y aparte de transeúntes embriagados, se reconoce alguna gaviota, que grazna en persecución del camión de la basura. Mi cama se hunde, el colchón de mala calidad no deja reposar mi espalda. La humedad, el calor, el agobio … Continúa leyendo Ins-tru-men-tal