40.871127 / -3.893474

Cuando te sientas a organizar una boda entras en un mundo extraño, de más, más y más, lleno a veces de desparrame y sinsentidos. Nuestra intención desde el principio fue construir algo sobre la sencillez y creednos que nos ha costado bastante trabajo mantenernos en esta línea. Todo el mundo tiene grandes cosas que ofrecerte para un día tan espacial y tratan de llenar hasta el último mililitro de aire de estúpidas ideas. Quizás hemos dicho demasiadas veces que no pero nuestro tótem ha sido siempre lo natural y lo hecho con amor.

Así elegimos el lugar y la fecha, a pesar de que parece estar alejado de toda vida humana y en él existe un microclima siberiano. Sí, sabemos que en noviembre hará frío en Rascafría (rasca-fría) y nos encanta; una verdadera boda de otoño, en el campo, al aire libre. Y estamos seguros de que no existe un sitio más espectacular para forjar nuestro amor que la finca Prados Riveros, porque hicimos un buen estudio de todos los caseríos de España y en seguida supimos que ése sería nuestro lugar.

Pusimos especial mimo en elaborar nuestra lista de invitados, conscientes de que las personas que nos acompañen sean las verdaderamente importantes. Una boda pequeñita y familiar, un encuentro de tres días para acercarnos, para compartir y celebrar. Un momento, en definitiva, para querernos.

Valoramos sobre todo, el amor que cada uno de los proveedores con los que contamos pone en su trabajo. Catering, músicos, fotógrafos… todos ellos nos han abierto su corazón, las puertas de su vida, con cariño, con ideas y consejos. Y sentimos todo su humano esfuerzo como un abrazo y un impulso. Mil gracias.

Pero hoy, en especial, queremos hablar de Carol, con ella diseñamos nuestras invitaciones y tuvo el don de entender nuestro estilo y plasmar a la perfección sobre el papel todo cuanto queríamos.

Las invitaciones comenzaron siendo una pequeña odisea. Como todos, cogíamos ideas de pinterest, visitamos algunas ferias y buscábamos por páginas especializadas. Sabíamos a la perfección lo que no queríamos: una de esas cartas tradicionales con los nombres de los padres en las esquinas superiores y un texto tediosos y mil veces releído. Buscábamos algo que nos representara a nosotros pero también el lugar donde sería. En una de estas primeras ferias encontramos a Martina, hablamos con ella de muchas ideas, estábamos emocionados porque creímos que nos entendía, pero acabó por tratarnos un poco mal y se desentendió. Entonces nos dimos cuenta de que tal vez, lo que buscábamos estaba detrás de una relación más personal, de alguien sin ideas preconcebidas pero con la especial sensibilidad de hacer bello lo más sensible. Fue entonces cuando pensamos en Carol y en cuanto le propusimos la idea aceptó con la mayor ilusión.

Empezamos una cadena de emails, ideas, bocetos, fotografías y colores que se extendió durante un par de meses. Ver todo aquello sobre el papel, en nuestras manos, fue como un pequeño milagro. La imaginamos dibujando con cariño en sus estudio, poniendo toda su ilusión, mientras nosotros nos sorprendíamos con lo que nos enviaba. El día que fuimos con Mireia a la imprenta y allí aprendimos el proceso por el que pasarían las invitaciones hasta ser tangibles, aquella forma de hacer que parece perderse, fue una experiencia fabulosa que tuvimos el placer de vivir y que a la mayoría de las parejas se les escapa. El momento en que encontramos los sobres idóneos, hechos a mano, con tanto amor. De algún modo todo el Universo se confabuló o lo confabulamos nosotros para que de unas simples tarjetas acabásemos viviendo una gran experiencia, tanto artística como humana.

Para el diseño de las invitaciones (igual que para la trueromance date), nos basamos en la película Moonrise Kingdom. La idea era elaborar un mapa con los elementos más característicos donde nosotros éramos los protagonistas. Dos puntos de salida: Jaén y Barcelona; un lugar común: nuestro campamento de amor.

En el reverso, Carol dibujó un fotograma de la película donde incluimos nuestros nombres y la fecha. De otro lado, una invitación y las coordenadas. Una pequeñita obra de arte que nos ha hecho muy felices por la calidad de su resultado pero, en especial, por todo lo humano que hay tras ella.

Processed with VSCO with a6 preset

Anuncios
40.871127 / -3.893474

Cazadores de recuerdos

Hay mucha gente bonita haciendo cosas increíbles y todos están ahí, pululando por el mundo, tal vez pasean a nuestro lado, son nuestros vecinos o simplemente la imagen que se nos devuelve en la finitud de un vagón de metro. Gente corriente haciendo cosas extraordinarias.

Para nosotros, que creemos en la magia de la fotografía, en el arte de capturar momentos y convertirlos en recuerdos tangibles, la búsqueda de fotógrafos para nuestra boda ha sido toda una expedición por blogs e Instagram(es). Por eso, podemos decir que existen verdaderos cazadores de instantes para el recuerdo, capaces de crear un cuento de los elementos más cotidianos, capaces de hacernos viajar por el maravilloso mundo de la memoria, capaces de capturar el sentido de los instantes más especiales.

Lo que viene a continuación no es un lista a modo publicitario, porque ni siquiera lo necesitan, su trabajo habla por sí solo. Es la justa necesidad de compartir toda la belleza que la mirada adecuada es capaz de capturar.

Días de vino y rosas

 

The creative shot

 

True Romance

 

Sttilo Photo

 

Caleidoscopio

Cazadores de recuerdos

Día uno

El sol levanta en el horizonte las nuevas esperanzas, en un día ajeno a la cuenta de los hombres, un nuevo año despierta.

Los rayos de luz son más dulces en invierno. La casa está aún fría de la oscuridad de la noche. El mediodía roza sus manecillas en el reloj. Las macetas tienen sed. Las bocas guardan la espesura del champán que tragaban hace apenas unas horas. En la galería de cristal el calor busca refugio, mientras los cuerpos salen a devorarlo entre sus carnes pálidas, desnutridas e invernales.

Tararea una canción cualquiera y entre los cabellos se le cuela la luz. Observa más allá de la lente, del cristalino de sus ojos, de sus labios formando pliegues en la piel. Ya no necesita abrigo aunque sus pies permanecen fríos en la eternidad. La felicidad se le cuela entre las ropas. Es el día uno de una cuenta ya perdida. De quinientos ochenta y cuatro o trescientos sesenta y cinco días, de un año que aún no se ha cerrado pero se acerca a devolvernos la aventura de un nuevo despertar, en un tiempo que ha cambiado de significado, de medida, de personaje principal a secundario.

Processed with VSCO with hb2 preset

 

Processed with VSCO with hb2 preset

Processed with VSCO with hb2 preset

© Fotografías de Andrea Diligenti, 2017.

Día uno

Cuaderno de Madrid

Cuando fuimos a Madrid, el pasado mes de marzo, nos llevamos un cuaderno nuevo que llenamos de impresiones. Esta es una pequeña selección de todas las cosas bonitas que se guardan en él.

Despegue. 

¿Alguna vez viste a un animalillo queriendo sostenerse y echar a andar? Esos primeros segundos en que llena sus pulmones de aire nuevo, mientras el sol seca en su pelo restos de las entrañas maternas. El instante en que la luz ciega sus bisoñas pupilas por las que querría tragarse el mundo entero.

Como animales anónimos, hoy despegamos nuestros pies del suelo; en un vuelo alto, hacia las nubes, hacia el lugar donde el viento nos arrastre, con la marea, con las hojas del otoño.

Porque hoy somos ciervo, pájaro, nube, mar, constelación, un sueño.

Porque hoy hemos empezado a ser.

Processed with VSCOcam with hb2 preset
Andrea Diligenti

15:35h.

Desde la azotea del Círculo de Bellas Artes Madrid es un paseo de balcones. Hace el frío apropiado para un día de invierno, llevamos gorros de lana color sangre y bajo ellos guardamos impresiones de estas calles. 

Quisiera que todos los días fuesen de equilibrios por los tejados, la voz de Bob Dylan, el sol entre las nubes y el beso que le daré a Andrea cuando termine de leer esto. 

Cuaderno de Madrid